Desde el principio de la civilización, las mujeres se han preocupado por evitar los signos de envejecimiento, un ejemplo lo encontramos en Cleopatra y los cuidados que se procuraba.

Cuando sonreímos, cuando nos molestamos por algo o sencillamente cuando el sol toca nuestro rostro, realizamos movimientos que pliegan la piel, los cual provoca que, con el tiempo, se generen las llamadas “líneas de expresión”.

Las líneas de expresión son las huellas de movimiento repetitivo en nuestra piel. La línea se forma porque las áreas que se pliegan en la piel pierden colágeno y elasticidad.

Las líneas de expresión son hendiduras que únicamente llegan a penetrar la superficie, o capa epidérmica, de la piel, tienen menos de 0,1 mm de profundidad y pueden desaparecer o ser apenas visibles si estás descansada. Se pueden reducir las líneas de expresión sin la utilización de procedimientos invasivos, pero es muy importante que te comiences a cuidar desde las primeras apariciones ya que pueden convertirse en arrugas.

Las arrugas profundas o pliegues van desde 0,1 mm hasta 0,4 mm de profundidad y atraviesan la capa dérmica de tu piel, que se encuentra debajo de la capa epidérmica. Las arrugas profundas permanecen bien definidas y son evidentes aún cuando tus músculos y tu piel se encuentran relajados.

Existen muchos cambios naturales que contribuyen en la aparición de las líneas de expresión y las arrugas.

Las fluctuaciones en los niveles hormonales, particularmente el estrógeno, así como la edad, pueden reducir la producción de colágeno en tu piel. Con el paso del tiempo, la regeneración de las células y la circulación también se tornan más lentas. El ácido hialurónico, humectante natural de la piel, también se reduce. Todos estos cambios afectan la elasticidad, firmeza, estructura y humectación de la piel.

Entre los factores externos que contribuyen con la formación de líneas de expresión vale la pena mencionar la exposición solar, pues el sol seca nuestra piel y la afecta a niveles profundos, de allí la importancia de utilizar protector solar.

Fumar representa otro factor sumamente agresivo para la piel, pues reduce la capacidad de oxigenación de los tejidos.

Finalmente recuerda que el 75% de nuestro cuerpo es agua, por lo que debemos mantener los niveles de hidratación y consumir al menos 2 litros de agua por día.

Tags: , ,